AMENORREA HIPOTALÁMICA TRATADA CON ACUPUNTURA Y MEDICINA CHINA

Este testimonio me lo ha mandado una paciente encantadora, que luchaba por recuperar la menstruación.

Su caso era complejo, otras amenorreas se resuelven en 3 meses, el suyo requería más tiempo. Lo sabíamos desde el principio, pero no se rindió y su perseverancia dio sus frutos. Me alegro muchísimo por ella, espero que la vida le sonría a partir de ahora y que consiga todo lo que se propone (aunque no lo dudo porque es una luchadora nata).

el texto está en catalán, más abajo teneis la traducción.
Tenia 25 anys, i la meva odissea va començar arrel d’un gran episodi d’estrès laboral.

En pocs mesos vaig perdre més de 12 kg i l’Amenorrea Hipotalàmica Funcional per estrès energètic em va retirar la menstruació. Des de llavors vaig iniciar una frenètica recerca de suport i respostes professionals per tal de recuperar-la.

Metges, ginecòlegs, digestòlegs, dietistes, endocrins… res ni ningú m’havia donat una explicació que em tranquil·litzés sobre el que em succeïa. Em sentia perduda i angoixada “amb” i “per” el meu cos. Un cos que no em responia com jo li exigia.

Com diu la dita “cada maestrillo tiene su librillo, i cada professional que visitava em donava una nova directriu contradictòria i una opinió antagònica a l’anterior.

Per la meva banda no havia escatimat en voluntat i havia seguit al peu de la lletra totes les directrius donades pel que fa a alimentació i el meu dia a dia era envoltada de pots, gotes i pastilles que ben bé no sabia per a què servien però que els diferents professionals m’asseguraven que m’ajudaven a estar més a prop del meu objectiu.

Preocupació, impotència, cansament, resignació, soledat, angoixa.. eren les emocions que em van acompanyar fidelment en el meu dia a dia durant més de tres anys fins que una companya em va parlar de la Durga: “si no ho aconsegueix ella, ningú ho farà”.

Així doncs, la Durga era l’última porta que estava disposada a trucar per recuperar la menstruació i cada dia em donaré les gràcies per aquesta última oportunitat que em vaig donar.

Des de l’altre banda del telèfon la Durga ja em va transmetre pau i serenor i quan la vaig conèixer en persona, aquesta sensació es va materialitzar acompanyada d’una profunda sensació de seguretat i tranquil·litat, la tranquil·litat de sentir-se en bones mans.

Amb la Durga el rellotge no existeix, l’atenció i dedicació és vocacional.
Ni un sol detall va passar per alt en l’anamnesis: em convidava a compartir cada detall, per minuciós que fos, i cada pregunta tenia la seva pretensió. “No serà fàcil però ho aconseguirem” recordo que em va dir.

No s’equivocava, el camí no va ser senzill, però en tot moment em vaig sentir acompanyada, tranquil·la i segura. Des del minut 1 vaig obtenir les respostes que tant anhelava amb un llenguatge planer i totalment comprensible (com ho havia trobat a faltar!). Per fi vaig entendre el que m’havia passat i el punt en el qual em trobava.

La Durga escoltava el llenguatge dels seus símptomes entenent el cos com un conjunt i no com una suma de parts aïllades i inconnexes. En aquest sentit, també li agraeixo que m’ajudés a veure la gran part de responsabilitat que tenia jo en aquesta situació, doncs el meu ritme de vida i d’autoexigència m’eren força contraproduents. La clau de l’èxit estava en l’equilibri entre la part física i la part mental/emocional i la Durga em va ajudar i acompanyar en ambdues.

Vaig perdre per complet la por a les agulles, de fet, quan sortia de la consulta ja les trobava a faltar.
El seguiment era minuciós, quina tranquil·litat em donava aquest fet! Cada anàlisi de sang, cada ecografia vaginal… la Durga sempre estava a l’altre banda per traduir-me les imatges i resultats que només entenen els facultatius.

La combinació d’acupuntura (o “agulles màgiques de la Durga” com m’agrada anomenar-les), les fórmules de medicina tradicional xinesa i les recomanacions i orientacions alimentàries i d’estil de vida van tardar pocs mesos en donar resultats i aconseguir el que jo ja donava per impossible. Mai oblidaré el dia en que les proves ho van corroborar: els meus ovaris s’havien tornat a activar. Com sempre, a l’altra banda del telèfon tenia a la Durga, compartint la meva felicitat.

Avui l’Amenorrea ja forma part del passat, he aconseguit revertir-la i no puc sentir-me més feliç i completa.

Gràcies Durga pel teu saber fer i ser, per la teva professionalitat, estima i per haver estat una peça clau per retornar-me el cicle menstrual.
CASTELLANO:

Tenía 25 años, y mi odisea comenzó raíz de un gran episodio de estrés laboral.

En pocos meses perdí más de 12 kg y la Amenorrea hipotalámica Funcional por estrés energético me retiró la menstruación. Desde entonces inicié una frenética búsqueda de apoyo y respuestas profesionales a fin de recuperarla.

Médicos, ginecólogos, digestólogos, dietistas, endocrinos … nada ni nadie me había dado una explicación que me tranquilizara sobre lo que me sucedía. Me sentía perdida y angustiada “con” y “por” mi cuerpo. Un cuerpo que no me respondía como yo le exigía.

Como dice el dicho “cada maestrillo Tiene su librillo”, y cada profesional que visitaba me daba una nueva directriz contradictoria y una opinión antagónica a la anterior.

Por mi parte no había escatimado en voluntad y había seguido al pie de la letra todas las directrices dadas en cuanto a alimentación y mi día a día era estar rodeada de botes, gotas y pastillas que no sabía del todo para qué servían pero que los diferentes profesionales me aseguraban que me ayudaban a estar más cerca de mi objetivo.

Preocupación, impotencia, cansancio, resignación, soledad, angustia … eran las emociones que me acompañaron fielmente en mi día a día durante más de tres años hasta que una compañera me habló de la Durga: “si no lo consigue ella, nadie lo hará “.

Así pues,  Durga era la última puerta que estaba dispuesta a llamar para recuperar la menstruación y cada día me daré las gracias por esta última oportunidad que me di.

Desde el otro lado del teléfono  Durga ya me transmitió paz y serenidad y cuando la conocí en persona, esta sensación se materializó acompañada de una profunda sensación de seguridad y tranquilidad, la tranquilidad de sentirse en buenas manos.

Con  Durga el reloj no existe, la atención y dedicación son vocacionales.
Ni un solo detalle pasó por alto en la anamnesis: me invitaba a compartir cada detalle, por minucioso que fuera, y cada pregunta tenía su pretensión. “No será fácil pero lo conseguiremos” recuerdo que me dijo.

No se equivocaba, el camino no fue sencillo, pero en todo momento me sentí acompañada, tranquila y segura. Desde el minuto 1 obtuve las respuestas que tanto ansiaba con un lenguaje llano y totalmente comprensible (como lo había echado de menos! ). Por fin entendí lo que me había pasado y el punto en el que me encontraba.

Durga escuchaba el lenguaje de mis síntomas entendiendo el cuerpo como un conjunto y no como una suma de partes aisladas e inconexas.

En este sentido, también le agradezco que me ayudara a ver la gran parte de responsabilidad que tenía yo en esta situación, pues mi ritmo de vida y de auto-exigencia me eran bastante contraproducentes. La clave del éxito estaba en el equilibrio entre la parte física y la parte mental / emocional y  Durga me ayudó y acompañó en ambas.

Perdí por completo el miedo a las agujas, de hecho, cuando salía de la consulta ya las echaba de menos.
El seguimiento era minucioso, ¡que tranquilidad que me daba este hecho!

Cada análisis de sangre, cada ecografía vaginal …  Durga siempre estaba al otro lado para traducir las imágenes y resultados que sólo entienden los facultativos.

La combinación de acupuntura (o “agujas mágicas de la Durga” como me gusta llamarlas), las fórmulas de medicina tradicional china y las recomendaciones y orientaciones alimentarias y de estilo de vida tardaron pocos meses en dar resultados y conseguir lo que yo ya daba por imposible.

Nunca olvidaré el día en que las pruebas lo corroboraron: mis ovarios se habían vuelto a activar. Como siempre, al otro lado del teléfono tenía a Durga, compartiendo mi felicidad.

Hoy la Amenorrea ya forma parte del pasado, he conseguido revertirla y no puedo sentirme más feliz y completa.

Gracias Durga por tu saber hacer y ser, por tu profesionalidad, afectoy por haber sido una pieza clave para devolverme el ciclo menstrual.